Mercado significa cooperación

 

Un prerrequisito y a la vez una de las grandes ventajas de la sociedad capitalista es la división del trabajo y la especialización. Yo no tengo que curarme yo mismo si me duele una muela o fabricar mis propios zapatos, sino que acudo a un dentista o a un zapatero respectivamente. La división del trabajo hace que la gente sea más productiva y por lo tanto existan mayores bienes y servicios para beneficio de la sociedad. De esta forma los miembros de una sociedad cooperan entre sí. Un zapatero vende su producción y cuando acude a un dentista, le paga con el fruto de su trabajo. Esta transacción es voluntaria y es una forma de cooperación social. De hecho, el mercado (tan injustamente vilipendiado) no es más que la agregación de transacciones voluntarias realizadas entre dos o más personas en beneficio mutuo.

Es cierto que hay competencia en el mercado, pero la competencia consiste en definir quien es más eficiente en la producción de bienes y servicios. En el mercado gana el que produce una mejor calidad a un menor precio. Es decir, en el mercado gana el que puede brindar el mayor beneficio al consumidor. Esto de ninguna manera significa que el mercado no sea un sistema de cooperación para resolver las necesidades materiales de una sociedad. De hecho es el mejor sistema de cooperación que existe hasta el momento y todos los intentos de reemplazar el mercado por una entidad centralizada han fracasado y a menudo han terminado en tragedias como la experiencia comunista desde la Unión Soviética y Cuba hasta desastres contemporáneos como Venezuela y Argentina. Reitero entonces que en lo referente al mercado, cooperación y competencia no son atributos mutuamente excluyentes.

La política a menudo nos divide: el nacionalismo exalta la supremacía de ciertas naciones sobre el resto, el racismo postula que unas razas son mejores que otras, el proteccionismo demanda que dejemos de cooperar con el resto del mundo y los políticos son muy hábiles para fomentar los odios, resentimientos y miedos entre sus votantes. En cambio el mercado permite que cooperemos a nivel global entre personas de distintos idiomas, razas y nacionalidades, ¡sin siquiera conocernos! Mi computadora, mi vestimenta y los materiales que componen mi vivienda fueron hechos por miles de personas alrededor de todo el mundo, personas que jamás conoceré pero que han colaborado para que yo tenga ropa, una vivienda y pueda escribir estas líneas.

 

© Libertad.org

 

Otros artículos de Javier Paz García