• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

El valor del primer empleo: Michael Dell

Podría sorprenderle saber que algunos de los empresarios más exitosos del momento empezaron desde abajo. Las habilidades laborales que adquirieron en el primer peldaño de la escalera profesional les sirvieron de cimiento para el futuro, que sobrepasaría incluso sus sueños más descabellados.

Esta vez, destacamos a Michael Dell, el multimillonario hecho a sí mismo que fundó Dell Inc. Mucho antes de que crease una de las principales compañías informáticas del mundo, este titán tecnológico no era más que un joven que disfrutaba coleccionando y vendiendo sellos. Con 12 años, Dell comprendió que necesitaba más dinero para ampliar su colección de sellos y aumentar sus potenciales ganancias.

Así que Dell encontró trabajo como lavaplatos en un restaurante chino de su localidad, limpiando platos por $2.30 a la hora. A pesar de las largas horas y la escasa paga, estaba agradecido por la oportunidad como aprendiz y de ganar algo de dinero. En palabras de Dell: “Lo mejor era la sabiduría del dueño del restaurante, de la que aprendía si llegaba a trabajar un poco más temprano. Se enorgullecía de su trabajo y se preocupaba de cada uno de los clientes que entraba por sus puertas”.

Dell interiorizó esa actitud de que el cliente es lo primero y la aplicó en aventuras posteriores. Descubrió que la atención al cliente es clave para el éxito de una empresa, ya sea de venta de comida china o de computadoras personales.

 

© Information Station

 

Posted in Actualidad, Análisis, Destacables, Economía, Estudios, Libre mercado, Opinión, Sociedad civil