Estados Unidos: Día de la Declaración de Impuestos

Este año, el Día de la Declaración de Impuestos es hoy, martes 18 de abril, lo que nos da un poquito más de tiempo para llenar esos temidos formularios. Aprovechemos pues para leer algunos increíbles datos fiscales:

  1. El Día de la Declaración afecta a cientos de millones de personas

En 2016, el Servicio de Impuestos Internos, conocido como el IRS, recibió más de 150 millones de declaraciones y emitió más de 120 millones de devoluciones individuales. Estas devoluciones totalizaron aproximadamente $366,000 millones. (No se emocione demasiado, cuando uno recibe una devolución de impuestos simplemente significa que uno le ha estado dando al IRS un préstamo sin intereses durante el año anterior). ¿Adónde van nuestros impuestos sobre la renta? El mayor porcentaje (29%) se destina a programas de salud como Medicaid. El siguiente porcentaje más grande (25%) va al ejército, mientras que el 14% cubre los intereses por la deuda federal. El resto se divide entre partidas individuales como educación, infraestructura y programas de bienestar social.

  1. El código tributario de Estados Unidos tiene más de 10 millones de palabras

Según la Fundación de Impuestos (Tax Foundation), el código tributario de Estados Unidos tenía más de 10 millones de palabras a finales de 2015, creciendo en promedio 144,500 palabras por año desde 1955. Esto ni siquiera incluye el enorme cuerpo de jurisprudencia relacionada con los impuestos que hace falta para entender la ley tributaria. Si Ud. visita el sitio web del IRS, hay más de 100 páginas de instrucciones que explican cómo llenar un formulario 1040 y lo que cada línea significa. ¡Y se trata del formulario tributario más básico!

Por eso, no es de extrañar que a más del 70% de americanos le fastidie tener que presentar la declaración de la renta.

  1. Preparar la declaración de impuestos es una industria de $30,000 millones anuales

El IRS estima que los americanos pierden casi 9,000 millones de horas anuales preparando la declaración de impuestos federales. Esto se traduce en el escandaloso gasto de unos $234,000 millones anuales. Lo que es aún más sorprendente es que los contribuyentes gastan aproximadamente $30,000 millones comprando programas de impuestos, pagando por servicios de gestoría, suministros y otros gastos para hacer la declaración. Los propietarios de pequeñas empresas emplean unas 60 horas al año para hacer su declaración. Es tiempo que podrían haber usado para hacer crecer sus negocios.

Ya ve que vale la pena ser contador.

 

© Information Station