Pequeñas empresas y regulación

Según un informe recientemente publicado por el Consejo Americano para la Formación de Capital (American Council for Capital Formation), las pequeñas empresas se ven afectadas de manera desproporcionada por el alto nivel de mandatos reguladores en Estados Unidos.

Definitivamente no es un indicador positivo. Las pequeñas empresas son un componente crucial de una economía fuerte. Hay 29 millones de pequeñas empresas en Estados Unidos y éstas emplean a casi la mitad de la fuerza laboral del país. Imponer cargas a estos pilares de la economía acabará resultando desastroso.

Ya ha comenzado a cobrarse un alto precio. El número de pequeñas empresas recién formadas en Estados Unidos ha estado disminuyendo desde los años 70 y actualmente Estados Unidos ocupa el puesto 51 entre 140 países al comparar regímenes reguladores. Difícilmente es una posición a la que aspirar.

Una reciente encuesta sobre lo que piensan actualmente los propietarios de pequeñas empresas no arroja mejores resultados. Según la encuesta a nivel nacional de propietarios de pequeñas empresas realizada por Roosevelt Opinion Research para Job Creators Network, la mayoría está de acuerdo en que los recientes aumentos en requisitos del gobierno, como el mandato de seguro médico, salarios mínimos y otras regulaciones, amenazan la viabilidad de sus empresas.

Para que la economía de Estados Unidos siga siendo dinámica, es necesario abordar las preocupaciones de estos pequeños empresarios. Es por eso que el presidente Trump ya ha emitido una orden ejecutiva que proclama que hay que eliminar dos regulaciones por cada nueva que se añada. Es un gran comienzo, pero hay mucho por hacer para dar a las pequeñas empresas el alivio regulador que necesitan.

 

© Information Station