EE.UU.: Por qué necesitamos un Colegio Electoral

La élite de izquierda de Estados Unidos sigue en estado de negación sobre la “inesperada” victoria de Donald J. Trump en las elecciones presidenciales. Inesperada porque no se les podía pasar siquiera por la cabeza una idea semejante.

La prensa, las celebridades, entre otros, están en un estado de histeria apocalíptica que se manifiesta con protestas organizadas por, entre otros, los radicales de costumbre, Moveon.org y Black Lives Matter. Siguen al pie de la letra la terrible caracterización que los medios de comunicación han hecho de los “deplorables” que votaron por Trump, llamándolos racistas, xenófobos etc… Fuera del espectáculo mediático, la élite se prepara a realizar una campaña preocupante, pero destinada al fracaso, para enmendar la Constitución de Estados Unidos y eliminar el Colegio Electoral. Esto se debe a que Donald Trump ganó la mayoría de los votos electorales de los estados mientras que Hillary Clinton parece haber ganado la mayoría del voto popular.

Como era de esperarse la izquierda, tan amante de la “democracia”, reacciono con furia de cómo es posible que exista un sistema electoral como éste y se lanzó a publicar columnas pidiendo un cambio. Michael Moore rápidamente fue a Facebook y puso una lista de cosas que hacer para el movimiento progresista y uno de los puntos era eliminar el Colegio Electoral. No es la primera vez que esto ocurre, la vez mas reciente fue en el año 2000 cuando George W. Bush ganó la presidencia mientras perdía el voto popular contra Al Gore. Como ya antes he defendido, creo que la democracia no es la gran cosa y el Colegio Electoral es un sistema que está diseñado para proteger contra la tiranía de la mayoría. Además es un instrumento que salvaguarda la Unión federal.

La reacción de la izquierda en contra del Colegio Electoral era de esperarse pero me parece que denota mucha falta de conocimiento. Este sistema fue el que los Padres Fundadores escogieron después de profunda meditación. Cuando defiendo el Colegio Electoral como sistema para elegir el presidente, siempre algo el siguiente planteamiento: “El electorado de Estados Unidos no elige al presidente, sino que el electorado de los estados de Estados Unidos elige al presidente”. Es un planteamiento que puede ser confuso, pero enfatiza que Estados Unidos no es un Estado unitario, sino una nación diversa de estados grandes y pequeños. La izquierda dice que por qué un voto de la Florida tiene que ser más valioso que uno de California. Obviamente es un argumento válido. Sin embargo, lo contrario sería lo cierto porque los votos de California, el estado de mayor población de la nación, es más valioso que el de Montana.

Es que en realidad el Colegio Electoral asegura la cohesión de la Unión federal, no permite que estados de mayor dimensión dominen desproporcionadamente a los más pequeños. Esto obliga a los candidatos a hacer campaña en más estados; si fuera por el voto popular nada más, los candidatos irían solamente a los estados grandes o la elección la determinarían unos cuantos condados. El Colegio Electoral centraliza la importancia de los estados en la nación y la elección de presidente. También esto puede comenzar a crear una narrativa peligrosa en donde los estados pequeños utilicen cuestionamientos nacionalistas en el sentido de que es injusto que los estados grandes les impongan un presidente por el cual no votaron. El Colegio Electoral protege a la Unión federal de esta retórica y permite que los electores de estados  pequeños vean que sus votos son importantes.

El Colegio Electoral también es parte del sistema que los Padres Fundadores diseñaron para evitar la tiranía de la mayoría. No es un sistema antidemocrático como la izquierda contiende sino que es uno que permite que el candidato tenga mayor legitimidad por la necesidad de ganar tantos estados para llegar al número mágico de 270. Recordemos que Estados Unidos es una unión de estados. Los sabios principios que cimientan esta nación hacen de ella algo excepcional. El Colegio Electoral es una institución que se basa en esos principios y no lo debemos eliminar.

 

© Libertad.org

 

Otros artículos de Ojel Rodríguez