Informe 2018 sobre el hambre en América Latina

El estudio Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe 2018 revela que América Latina y el Caribe se han alejado del cumplimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible II: Hambre cero. El número de personas subalimentadas aumentó por tercer año consecutivo y en 2017 alcanzó los 39,3 millones de personas. La malnutrición se traduce en que uno de cada diez niños menores de cinco años presenta retrasos en el crecimiento. Y Venezuela es el país que sale peor parado como el país hispanoamericano que mayores aumentos registró en materia de hambre y malnutrición en los últimos años, según se recoge en el estudio que ha presentado la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO).

En el nuevo informe se señala que el hambre bajo el régimen chavista se triplicó desde el 3.6% en el período 2010 y 2012 al 11.7% entre 2015 y 2017. Lo que ahora dice la FAO sobre Venezuela no deja de ser paradójico, ya que en 2012, cuando Hugo Chávez estaba al frente del país , esta misma organización dijo públicamente que el gobierno venezolano había avanzado favorablemente en la cantidad y en la calidad de la ingesta diaria de calorías. La FAO felicitó al país “por haber alcanzado anticipadamente la meta número uno del Objetivo de Desarrollo del Milenio: reducir a la mitad la proporción de personas que padecen hambre en 2012”.

Sin embargo, sólo seis años después, el fracaso del Socialismo del Siglo XXI es rotundo. Pero, haciendo el ridículo en una reciente entrevista, Íñigo Errejón, diputado español del partido comunista Podemos, citaba como uno de los grandes logros chavistas que la gente pudiera comer “tres veces al día”, ignorando así la profunda miseria que padecen los venezolanos.

A comienzos de este año, se publicó la Encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela (Encovi) realizada en 6.168 hogares de todo el país. Lo más relevante es que el 64% de los encuestados aseguraba haber perdido un promedio de 11 kilos por no poder acceder a alimentos. Si los datos son ya alarmantes, la nueva encuesta que se publicará a comienzos de 2019 lo será mucho más debido al impacto de la creciente hiperinflación que sufre la economía venezolana.

Marianella Herrera, de la Universidad Central de Venezuela (UCV) con postgrado en Nutrición Clínica de la Universidad Simón Bolívar (USB), explicó que el 61% de los encuestados dijo que se había “acostado con hambre” porque no contaba con suficientes alimentos, mientras que el 90% dice que su ingreso “no es suficiente” para comprar los alimentos necesarios. Además, el 78% de los encuestados denuncia que no se consiguen muchos de los alimentos de la cesta básica.

 

© Libre Mercado

 

Otros artículos de Libre Mercado