El caso por los valores judeocristianos – Parte XIV: ¿Valores superiores?

 

En esta serie de ensayos estoy defendiendo que los valores judeocristianos –tal y como se desarrollaron y se expresan específicamente en Estados Unidos aunque no sólo allí– constituyen el mejor sistema de valores en el mundo. Si a Ud. le importa que la bondad, la justicia y la compasión prevalezcan en un mundo a menudo malo, injusto y cruel, Ud. debería abrigar la esperanza de que los valores judeocristianos predominen sobre la Tierra.

¿Es ésta actitud arrogante o hasta chauvinista o racista por creer que hay un sistema de valores mejor?

Veamos primero la acusación de “racismo”. Es difícil exagerar lo absurdo de esta acusación. ¿Cómo pueden ser racistas unos valores que son universales, en otras palabras, para la gente de todas las razas? La acusación carece de sentido ya que gente de todas las razas defienden los valores judeocristianos. En realidad, fuera de Estados Unidos, los blancos, siendo mayoritariamente laicos, son los menos inclinados a defender esos valores.

¿Y lo de “arrogante” y “chauvinista”? Aunque no es tan obvio, esas acusaciones carecen igualmente de fundamento.

Si uno no estima que su sistema de valores es superior al de los demás, entonces no es un sistema de valores. Resulta siendo una serie de hábitos personales que da la casualidad que a uno le gustan. Además, es muy difícil encontrar a alguien que cuando reflexiona, no piense que sus valores en verdad no son superiores.

Los que creen en la libertad, ¿no creen que la libertad es un valor superior a la tiranía? Y los que creen en la igualdad humana, ¿no creen que este valor es superior a la creencia que una raza es superior a otra? ¿Matar a las hijas por “honor” tiene el mismo valor que dejar que las hijas se casen con quien quieran? La lista es interminable.

La sola implicación de la palabra “valor” dice que es superior a cualquier otra cosa. Si Ud. valora la monogamia, Ud. está diciendo que es superior a la poligamia. Si Ud. valora la tolerancia, Ud. está diciendo que la tolerancia es superior a la intolerancia.

Todas las personas son iguales pero eso no significa que todos los valores sean iguales. La afirmación “Todas las personas son iguales” es en sí misma un valor, un valor que defiende que la igualdad humana es superior a cualquier otro valor que menosprecie o niegue el valor intrínseco de los otros seres humanos.

Pero muchos de los mejores educados (y por tanto los que menos se aclaran intelectualmente) le rebatirán: ¿Por qué la gente no puede mantener que sus valores son superiores sólo para ellos mismos? La respuesta es que no es sólo un mal uso del término “valor” sino que representa un completo malentendido del concepto. Usando los ejemplos anteriores ¿los que creen que la libertad es superior a la tiranía creen que la libertad es sólo superior para ellos? Imagine a alguien argumentando: “Da la casualidad que yo creo en el valor de poder hablar, escribir, tener mis creencias y reunirme libremente como un valor para mí, pero no creo que esa libertad sea lo mejor para todos los demás”.

Estoy defendiendo que el sistema de valores judeocristianos, tal y como se ha desarrollado basándose en la Biblia judía (El Antiguo Testamento), y perfeccionada mayormente por cristianos, especialmente en Estados Unidos, es el mejor sistema de valores que alguna vez se haya concebido. Creo que es superior a todos los otros sistemas de valores que conozco. Creo que como sistema moral para una sociedad, es superior al sistema de valores laico-socialista que domina Europa, a la izquierda en América y a cualquier otra religión. Tan es así que como dije en la parte VIII, los valores judeocristianos son hasta más grandes que el judaísmo o el cristianismo por separado.

¿Es esto un insulto a los miembros de esos grupos? Claro que no. ¿Es un insulto para un demócrata o un republicano pensar que su partido tiene mejores valores?

La razón por la que no es un insulto es que la gente decente e inteligente entiende que mejores valores no significa que todos aquellos que se denominen como esos valores son mejores personas. Yo creo que los valores judeocristianos son superiores pero sería un bobo si creyera que todos los judíos y todos los cristianos –o hasta la gente que se suscribe a los valores judeocristianos– son mejores que nadie. Todos los seres humanos deben ser juzgados por su comportamiento y no por el sistema de valores con el que estén asociados.

Me doy perfecta cuenta de que hay un peligro real de arrogancia asociado con tener valores. En el momento que Ud. cree en un valor, Ud. pasa a creer que ese valor es superior a alguno o a todos los demás valores que compiten con él. Esto nos puede llevar a un pensamiento arrogante: “Todos los que tienen mis valores son maravillosos, todos los demás no lo son. Y no tengo nada que aprender de otras personas con otros sistemas de valores”.

Justamente por eso, los que nos mantenemos fieles a los valores judeocristianos debemos llevarlos con genuina humildad. Hay gente maravillosa en cada religión, gente maravillosa que es atea, hay gente espantosa en el judaísmo, en el cristianismo y entre personas que dicen tener valores judeocristianos.

Pero simplemente sería cobardía intelectual el negar que el sistema de valores que uno tiene no implica su superioridad sobre algunos o todos los otros valores.

© Creators Syndicate, Inc. (Versión en inglés) | © Libertad.org (Versión en español)

Lea la serie completa: El caso por los valores judeocristianos

 

 

Otros artículos de Dennis Prager