¿Qué es la acción humana?

REPÚBLICA ECONÓMICA – La Acción Humana implica:

  • Acción que tiene un propósito definido
  • Acción que es voluntaria
  • Acción que tiene su origen en la naturaleza del hombre
  • Acción que sólo debe ser llevada a cabo por individuos
  • Acción que implica tanto la actividad física, como el lenguaje u otros aspectos cognitivos

La Acción individual es tan simple, tan sencilla de entender, tan básica y fundamental que a pesar de eso nos obstinamos en ir por la tangente. Buscamos lo complejo en vez de apelar a lo espontáneo y a lo que es natural en uno. Funciona de la misma forma cuando un chico se le quiere declarar a una chica. Inventa miles de excusas, peleas innecesarias, se enreda en palabras e ideas, intenta convencer de cuestiones que no vienen a coalición, tartamudea, se enoja, se vuelve a tranquilizar. ¿Por qué simplemente no se le declara? Porque con tanta planificación se ha olvidado de actuar.

En mi opinión, el gran problema que tiene la humanidad de todo el planeta pasa por la falta de individualidad, de representatividad de uno mismo y de reconocimiento de la naturaleza humana. No es más que un devenir de aquís y ahoras incompletos. Si uno no tiene la capacidad de actuar por ningún motivo debería de recibir ningún tipo de gratificación. ¿Por qué debería ser recompensado alguien que tiene miedo a actuar? No existe nada peor que un sujeto que se queda esperando que llueva café del cielo en vez de ir a comprarlo.

Los individuos se enfrentan en su vida diaria a dos restricciones:

  • Los recursos
  • El tiempo

Los recursos son todos aquellos elementos que se encuentran en el espacio corpóreo y pueden ser utilizados como medios para alcanzar determinados fines. Sin embargo, son limitados ya que se agotan en algún momento por usos o por su inacción.

Con respecto al tiempo, el hombre sólo vive una vez en la vida. Nace y muere. Tiene un lapso para todo. Un principio y un fin.  Por lo tanto, el tiempo también es escaso. Cada minuto que pasa es un minuto menos de vida. Tenemos sólo una única existencia para alcanzar un determinado objetivo. Este objetivo debe definirse previamente. A medida que crecemos se nos presenta un sinfín de posibilidades. El individuo debe escoger una sola entre todas estas posibilidades. Obviamente, puede escoger más de una de acuerdo a los recursos y el tiempo que posea. Pero siempre quedarán algunas que no serán satisfechas. Las restricciones nos obligan a elegir. Muchas veces lo que más nos conviene es enfocarse en la carrera de uno o focalizarse en formar una familia y cumplir el mandato social. Siempre es un dilema. Pocos logran tenerlo todo, siempre existe un costo de oportunidad. Nada es totalmente gratuito ni de fácil acceso. Hay que trabajar en ello, más precisamente, es indispensable ACTUAR.

Como se mencionó previamente, la acción humana implica un propósito a cumplir. Algo a lo que el individuo quiere llegar. Por ende, es voluntaria dicha acción. Si es involuntaria no es acción, es sometimiento. Por otra parte, la acción individual es resultado de la naturaleza humana. En nuestra naturaleza los individuos somos egoístas. Es utópica la concepción de bien común. Nadie actúa por el otro porque sí. Algún beneficio siempre obtiene tanto si se encuentra inmerso en una ideología de masas como si es completamente independiente del resto.

El propósito final es egoísta. Si uno lucha por un país mejor, es porque uno es quien lo quiere y lo desea. El deseo es sinónimo de placer y el placer es totalmente egoísta. Nadie se construye desde la enajenación del yo egoísta. Sino reconociendo la naturaleza de uno. Cuando aceptemos el egoísmo y dejemos de negar al ser individual más allá del resto podremos alcanzar todos aquellos objetivos que queramos. Nadie nos puede ayudar a que alcancemos el propósito que escogemos ya que somos nosotros mismos quienes necesitamos centrarnos en nuestro eje y meterle para adelante. Es una cuestión lógica y se deduce. Actuar para lograr nuestro propósito aceptando que el tiempo es limitado, los recursos son escasos y siempre hay que sacrificar algo en el camino. Todo no se puede lograr.  Una vez que entendamos todo esto nos convertiremos en auténticos liberales ya que comprenderemos que sólo dejando ser y liberando al prójimo de toda atadura lograremos el verdadero progreso social.

 

© Libertad y Progreso